Informa.me

Lo que sucede, lo que se está haciendo, lo que se va a hacer o lo que ya se ha hecho sobre literatura digital o multimedia.

Mundo Deletrea.me

Ese lugar donde perdemos la cabeza y nos dejamos llevar por el poder de las palabras y las moldeamos a nuestro gusto.

Imagina.me

La fotografía y el juego con las palabras, los textos, las letras y las imágenes se convierten en protagonistas.

DeLetrea.te

¿Quieres escribir? Este es el espacio para tus textos, para escribirlos, para publicarlos, para darles la vuelta.

Visualiza.te

Espacio para la literatura audiovisual, porque las letras también son capaces de hilar imágenes en movimiento.

Home » Mundo Deletrea.me, Tuitea.me

Hechizo de luna

Submitted by on 8 September, 2010 – 8:08 am5 Comments

.

Luna brillando sobre un lagoDos minutos son suficientes para hacer la maleta y salir camino a la playa. Miraba sin ver, con unos ojos negros, siempre atareados, yendo y viniendo de un país lejano y suyo. A partir de ahora, siempre que alguien fuera a Granada, buscaría la habitación del reloj que marca las 2.22. ¿Se puede llegar tarde a vivir o sólo hay posibilidad de llegar demasiado pronto?

2.22. Cuántas personas, cuántas historias en los aeropuertos, felices, tristes, preocupados, cansados. Más despedidas, personas que cruzan sus caminos por algún motivo, gente que se ama de manera intermitente, se abraza y se besa, pero los amores son como los imperios: cuando desaparece la idea sobre la cual han sido construidos, perecen ellos también. Aún recordaba con sonrisa amarga cuando presumía de lo mucho que él le quería, cuando sus celos los interpretaba como una muestra de amor. Quien no arriesga, no gana. Sumó cada latido, cada caricia, cada motivo y entendió que este era el momento de lanzarse al vacío, de empezar su camino. Vaya año de exilios estaba siendo.

Desayunaba mirando el reloj, contando los segundos que faltaban para oír de lejos el rugir de sus persianas a las 7.42 como cada mañana. Con los nervios y la violencia del atraco, la puerta se había salido de quicio, se lo habían llevado todo.

Nadie cruzaba por ese campo de girasoles que seguían a la luna cuando surgía roja, hinchada, deforme, pero de vez en cuando, en los días de viento, bajaba hasta el lago, y pasaba horas mirándolo. Nunca había visto a nadie allí, pero no quería seguir viviendo en aquella casa con el miedo matándole por dentro. Tenía que huir, lejos.

El hechizo duró hasta el amanecer. Cuando despertó, la puerta estaba arreglada como si nunca hubiera pasado nada. Sobre la mesilla de noche había un billete de tren a Valencia. Salida estimada a las 21.13.

Hechizo de Luna ha tomado forma gracias a un grupo bastante grande de tuiteros y tuiteras que han escrito durante este verano en sus perfiles verdaderas joyas y muchos que en las horas previas al cierre de la edición han ayudado a la autora a completar la historia. Se ha intentado mantener los textos en la forma en la que se publicaron, pero por motivos de estructura del texto, en algunos casos se han cambiado tiempos verbales y otros elementos.

En Hechizo de Luna cualquier lector podrá encontrar los tweets (o parte de ellos) de @Hermanagilda, @FernandoSainz, @bukowski, @gatovolador, @juanes, @lalalalia, @_miki (1) y (2), @nosoyespecial, @publico_directo, @minutof, @zoetf (1) y (2)@ardielzaya, @joseluiszarate, @patrijorge, @javi_dice, @rrey y la autora del texto (1), (2), (3).

Nota: El tweet “A partir de ahora, siempre que alguien fuera a Granada, buscaría la habitación del reloj que marca las 2.22”, fue publicado el 15 de abril de 2009, pero la autora no ha podido encontrar el enlace.

Fotografía: Reflections de Mikey720
Esta imagen está bajo una licencia de Creative Commons
Licencia de Creative Commons

Popularidad: 15%

5 Comentarios »

Leave a comment!

Añada su comentario debajo, o trackback desde su página. You can also Suscribirse a los comentarios via RSS.

Sea agradable. Aténgase al tema y no nos deje spam.

Esta página permite la utilización de Gravatar. Para conseguir un avatar reconocible globalmente, por favor regístrese en Gravatar.